© 2017 Senda de Vida

Visítanos:

4065 US Hwy 441 South
Douglas, GA 31535

Tel. 912 383 0060

sendadevida@msn.com

Servicios

Miércoles 7:00 pm

Sábados 7:00 pm

Domingos 11:00 am

October 3, 2018

September 25, 2018

August 31, 2018

March 19, 2018

March 13, 2018

Please reload

Recent Posts

SOMOS EXTENSION DE JESUS

October 12, 2017

1/2
Please reload

Featured Posts

EL ESPIRITU RECREADO, NECESITA UNA MENTE RENOVADA

October 6, 2017

 

Nunca ha existido tanta enseñanza respecto a la necesidad de una mente renovada.

Hemos subrayado la necesidad de ser convertidos, de nacer de nuevo, pero hemos dejado al convertido colgado en el aire, por así decirlo. Un gran entusiasmo y gozo llegan en el nuevo nacimiento, pero a menos que eso se cuide y se alimente mediante la renovación de la mente al llenarse de la Palabra y practicarla, ese gozo morirá.

 

LO QUE SUCEDE EN EL NUEVO NACIMIENTO

Cuando nacemos de nuevo, nuestro espíritu es recreado. Recibe la naturaleza y la vida del Padre, pero la mente que ha mantenido su espíritu en cautividad es la misma mente antigua. Recibe un potente ímpetu cuando el espíritu recibe vida eterna, pero eso es todo. Usted entiende que todo el conocimiento que tenía la mente proviene de los sentidos, y los sentidos nunca pueden ser renovados. Son parte del cuerpo físico. Pueden llevarse a sujeción; pueden ser controlados, pero no pueden ser renovados. El espíritu es recreado, pero la mente, este cerebro nuestro que recibe su conocimiento de los cinco sentidos, puede llevarse a sujeción a la Palabra.

 

Yo he llegado al convencimiento de que se puede purificar meditando en la Palabra.

No me refiero a purificarlo como la sangre de Cristo nos ha limpiado, pero me refiero a que elimina gran parte de las cosas que no son ni necesarias ni sabias. En sí mismo puede que no sea dañino, pero no es necesario. Requiere tiempo. La mente de manera lenta pero segura según se alimenta de la Palabra, medita en la Palabra, practica y vive la Palabra, entra en la comunión del espíritu recreado.

 

En Romanos 12: 1 tenemos uno de los versículos más importantes con respecto al cuerpo físico y su proceso de pensamiento: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional”. Observe ahora con mucha atención. Le está pidiendo aquí que presente su cuerpo que tiene los cinco sentidos. Ellos son las partes más importantes del cuerpo: la parte de ver, la parte de oír, la parte de sentir y las partes de probar y oler. Estos son los cinco canales para el cerebro por los que viajan todos los impulsos que han enseñado al cerebro todo lo que conoce. Ahora Él dice: quiero que des este hogar de sus cinco sentidos al Señor. Quiero que pongas ese cuerpo tuyo, por así decirlo, sobre el altar. Como el judío ponía un sacrificio muerto sobre el altar, usted debe poner su cuerpo vivo sobre el altar en el sentido de que lo está dedicando, entregando al señorío de la Palabra.

 

Después dice: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”.

 

Su mente ha sido moldeada según las cosas de este mundo. Los ideales del mundo probablemente han sido suyos. Ahora su mente debe situarse bajo el dominio de su espíritu recreado mediante la Palabra. Su mente debe reconocer el triple señorío mediante su espíritu recreado: el señorío de la Palabra, el señorío de Jesús y el señorío del amor. Quizá sea difícil para su mente asimilar esto; permitir que el amor se convierta en una parte de usted mismo: permitir que la Palabra domine completamente; reconocer el señorío de amor de Jesús. Sé lo difícil que es esto, pero debe suceder o de lo contrario el creyente vivirá en la frontera entre lo correcto y lo incorrecto, sin saber nunca si esto está mal, o si aquello está mal. Estará preguntando a sus amigos: “¿ Está mal hacer esto? ¿Debería hacer aquello?”.

 La razón es que su mente nunca ha sido renovada y está viviendo en la frontera en una especie de oscuridad semi-espiritual. Pero cuando su mente es renovada, llegará a conocer la voluntad del Padre. Caminará en la luz de la Palabra. Llegará a conocer esa triple voluntad: lo bueno, y lo aceptable, y la perfecta voluntad del Padre.

 

Estará afirmando la voluntad más alta del Padre. No estará satisfecho con “lo aceptable y bueno”, sino que querrá lo perfecto y la voluntad agradable del Padre. En Juan 8: 29 Jesús dijo: “Porque yo hago siempre lo que le agrada [a mi Padre]”. Esta nueva creación anhela este tipo de vida. Su espíritu está esforzándose, a veces realmente agonizando en él por convertirse en agradable para el Padre.

 

En Colosenses 3: 5– 10 Él está revelando las obras internas de los sentidos y su control de la mente.

 

Léalo con cuidado.

Él dice: “Cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia” (Colosenses 3: 6). Él muestra la inmundicia de la mente natural que está dominada por los sentidos. En el versículo 9 Él le está hablando a usted. Él dijo: no quiero que se mientan más unos a otros, ya que se han despojado del viejo hombre con sus obras. Como ve, usted es una nueva criatura y se vistió del nuevo hombre, el cual está siendo renovado en conocimiento según la imagen de Aquel que le creó. Este es un mensaje principalmente para el nuevo convertido. Los creyentes de tiempo ya han hecho esto. Él quiere que el nuevo hombre llegue a la perfecta armonía con sus facultades de pensamiento, y eso no puede ser hasta que su mente sea renovada, hasta que reconozca su posición en Cristo.

Usted observará que dijo: “Y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó   se va renovando hasta el conocimiento pleno” (Colosenses 3: 10). Eso será conocimiento de revelación. Conocerá sus responsabilidades y su capacidad para cumplirlas. Verá, el hombre de poca fe es casi invariablemente un hombre cuya mente aún no ha sido renovada. Si encuentra un creyente que no camina en amor, es porque su mente aún no ha sido renovada. Su mente no puede ser renovada simplemente estudiando la Biblia. Tendrá que vivirla. Tiene que convertirse en parte de su mente. Muchos de nuestros maestros de la Biblia nunca han visto esto, y sus sentidos gobiernan su mente. Eso significa que sus sentidos gobiernan su enseñanza; que su espíritu recreado tiene un lugar muy pequeño en sus vidas: “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día” (2   Corintios 4: 16). El hombre interior es su espíritu que se alimenta de la Palabra, que está siendo renovado continuamente. Su mente debería alimentarse también de la Palabra. Debería haber meditación en la Palabra.

Recuerda en Josué 1: 8 que Jehová le dijo que tenía que meditar en la Palabra, “de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”.

 

La misma regla que Dios dejó para Josué debería gobernar a la nueva creación, este nuevo hombre que tiene la mente de Cristo. Otro versículo que podría ayudarnos un poco es

Efesios 2: 10: “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”.

 

Él le ha preparado para caminar en su voluntad. Su capacidad le ha sido dada a usted. Su fortaleza está a su disposición. Las buenas obras que Él pudiera querer que usted hiciera están dentro de su capacidad, es decir, la capacidad que Él le ha dado. Él espera que usted ore por los enfermos. Usted enseñará la Palabra; dará testimonio a los no creyentes; caminará en amor, y caminará en la luz de la Palabra y será una bendición para quienes le rodean, porque su mente ahora está en perfecta armonía con el espíritu recreado.

 

El nuevo mandamiento “que os améis unos a otros” (Juan 13: 34) se ha convertido en la vida central de su conducta.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags